Isabel Clark Ribeiro of Brazil celebrates during the women's snowboard cross competition at the Torino 2006 Winter Olympic Games in Bardonecchia, Italy, February 17, 2006. REUTERS/Eric Gaillard

La brasileña Isabel Clark, la mejor latinoamericana en la historia de los Juegos de Invierno, con su noveno puesto en snowboardcross en Turín-2006, afronta su despedida olímpica en Pyeongchang-2018, donde a sus 41 años competirá en la misma prueba en la que logró aquella meritoria posición, en su cuarta presencia en el evento.

“En los próximos Juegos en China en 2022 no estaré presente. No es mi intención entrenar cuatro años más en un ciclo olímpico. Quiero empezar una transición de carrera. Me gustaría empezar un proyecto para nuevos atletas”, anunció Isabel Clark a la AFP.
“No me retiro por completo. Volveré a dar clases de snowboard en la escuela de Valle Nevado, en Chile. Y haciendo algunas competiciones más cercanas si me siento bien y tengo la disponibilidad”, añade.

“Haré eso esta temporada, un objetivo simple para tener tiempo de transición. Luego con tiempo y tranquilidad podré pensar y organizar lo que quiera”, explica.
La ‘rider’, que compite el viernes en Pyeongchang, no tiene todavía completamente definido lo que hará en el deporte una vez que se retire de forma definitiva.

“No tengo un proyecto definido pero me gustaría ayudar. He tenido una dedicación con mucha disciplina a este deporte y no me ha dado tiempo para proyectos paralelos. Ahora tendré más tiempo para dedicarme en apoyar a otros atletas”, añadió.

– Lesión en diciembre –
Superar ese noveno puesto logrado en Turín-2006 sigue siendo una quimera para los deportistas latinoamericanos y también para la propia protagonista.
“El noveno lugar sigue siendo el mejor de Latinoamérica. Es bastante difícil para mí superarlo porque el nivel es más alto. Aunque he entrenado muy fuerte, todos los atletas jóvenes que han ido llegando tienen un gran nivel. Será linda competición. A ver cómo llegamos todos”, indicó.

Y es que Isabel Clark no llega en las mejores condiciones a sus cuartos Juegos, ya que tuvo una caída en diciembre en Italia, lo que le ha alejó de la competición y de la que todavía no está completamente restablecida.

“Me estoy recuperando de una lesión, de un accidente que tuve en Italia, que me ha tenido un poco lejos del circuito desde diciembre. Estoy bastante mejor aunque con dolores musculares en el cuello, por lo que estoy tratando de hacer lo máximo posible para estar bien”, afirmó.

Su primer contacto con la nieve y el snowboard ocurrió cuando tenía 18 años. Fue a visitar a un hermano que estaba en California y se acercó al Big Bear, la cadena montañosa del sur de ese estado norteamericano.

– Bisabuelo británico –
Los padres de Isabel Clark son arquitectos y tiene tres hermanas y un hermano, que también hacen snowboard. El apellido Clark le viene de un bisabuelo británico que emigró al norte de Brasil para trabajar en la extracción de madera.

Curiosamente, el otro sudamericano presente en la competición de snowboard en los Juegos Olímpicos, el argentino Steven Williams, también es de origen británico.
“Vamos a ser dos sudamericanos. Va a ser bonito aunque compitamos en días distintos, Steven el 15 de febrero y yo el 16”, señala.

“Van a ser mis cuartos Juegos Olímpicos. Todos fueron experiencias increíbles. Tal vez Turín-2006 fue el más emocionante por ser el primero. Fue en Italia, donde la gente es muy calurosa. También por el resultado. Todas las experiencias fueron increíbles. Estoy contenta por llegar a estos cuartos Juegos siendo una de la competidoras más mayores. Estoy muy orgullosa de volver a representar a mi país”, afirma.

La lesión sufrida en diciembre llegó dentro de un ciclo olímpico del que Isabel Clark se siente muy contenta.

“Me he preparado bastante fuerte, particularmente en los dos últimos años. Físicamente, que es muy importante, en Brasil y la parte técnica en Valle Nevado, en Chile y en le Hemisferio Norte”, concluye.

Isabel Clark dejó huella en los Juegos Olímpicos de Invierno a nivel latinoamericano en espera de que alguien supere ese noveno lugar de Turín-2006.