El originario de Linares, España, sorprendió a sus seguidores con un sonido electro pop con los temas, “Aunque aveces duela”, “Infinitos bailes” e “Igual” (Loco por cantar)

Como al inicio de su carrera, el cantante español Miguel Rafael Martos Sánchez, conocido como “Raphael”, puso de pie al público del Auditorio Nacional en el primer concierto de dos que dará en este recinto.

En punto de las 20:00 horas inició el recital y Raphael salió al escenario con su típico atuendo negro para agradecer con sus manos y reverencias el cariño de sus fieles seguidores mexicanos que lo ovacionaron.

El originario de Linares, España, sorprendió a sus seguidores con un sonido electro pop con los temas, “Aunque aveces duela”, “Infinitos bailes” e “Igual” (Loco por cantar).

El garbo y la elegancia de sus movimientos al final de cada canción levantó a sus fieles seguidores de sus butacas para aplaudir el señorío de su ídolo. “Una vez más gracias por estar aquí, un año más; las tres primeras canciones son nuevas, del disco Infinitos bailes, pero yo sé a qué han venido” y enseguida interpretó “Mi gran noche”, y el público coreó a todo pulmón el tema y al final lo ovacionaron de nueva cuenta.

Ante la entrega de los espectadores, Raphael se ligó al placer de temas como “No vuelvas”, “Somos”, “Digan lo que digan” y “Provocación”, coreadas por el respetable de principio a fin, lo que obligó al intérprete, también conocido como “El ruiseñor de Linares”, a reverenciar agradecimientos al final de cada letra.

“La noche”, “Despertar al amor”, “Yo sigo siendo aquel”, “Los amantes” y “La carta”, fueron otros temas que mantuvieron ocupado al público coreando, mientras Raphael continuaba su caminado por el escenario y lanzando besos y abrazos a la gente que no tomaba sus butacas.

El también actor de cine deleitó a sus fans con más de 25 canciones emblemáticas, entre ellas las que lo llevaron a convertirse en ídolo en 1960, como “Cuando tú no estás”, “En carne viva”, “Qué sabe nadie” y “Como yo te amo”.