La mujer en el centro de atención en un caso contra Bill Cosby tiene previsto subir al estrado el viernes en el tribunal de Pensilvania, donde previamente acusó al cómico de drogarla y agredirla sexualmente hace más de una década.

Cosby, que interpretó el encantador papel de padre en el programa “The Cosby Show”, se encuentra por segunda vez en un juicio en Norristown acusado de agresión sexual agravada a una examiga y compañera, Andrea Constand, de 45 años.

En total, unas 50 mujeres han acusado a Cosby de abusos desde hace décadas. Excepto el caso de Constand, el resto eran demasiado antiguos para ser juzgados, y el primer juicio del actor se declaró nulo en junio pasado debido al estancamiento del jurado.

El cómico de 80 años ha negado los cargos, afirmando que todo contacto sexual fue consensuado. Sus abogados han retratado a Constand como una cazafortunas.

“Basándonos en los testimonios escuchados hasta ahora, el señor Cosby no debería ser declarado culpable de ningún cargo”, dijo el jueves el portavoz de Cosby, Andrew Wyatt.

En el primer juicio, Constand dijo que conoció a Cosby a finales de 2002, cuando la acababan de contratar como directora de operaciones de baloncesto para el programa de baloncesto femenino de la Universidad de Temple, y él era administrador universitario y el alumno más famoso de la escuela de Filadelfia.

En enero de 2004, Constand dijo que Cosby la invitó a su casa para hablar sobre sus opciones de carrera. Aquella noche, él le ofreció tres pastillas azules, diciendo que eran sus “amigas”.

Constand dijo al tribunal que ella tomó las pastillas, ya que Cosby le prometió que le ayudarían a “relajarse”. Las pastillas le hicieron sentir “congelada” e incapaz de poner resistencia, declaró.