El gobierno español podría exhumar los restos del dictador Francisco Franco del monumento Valle de los Caídos, localizado en el noroeste de Madrid, y crear en ese lugar un punto de reconciliación y memoria de todos los españoles.

La vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, informó este lunes que se dará cumplimiento al mandato del Congreso de los Diputados, que en mayo de 2017 aprobó a propuesta del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) la exhumación.

La propuesta se realizó conforme a la Ley de Memoria Histórica, y no tuvo en su momento ningún voto en contra, y plantea también reubicar los restos del fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, en otro lugar.

“Estamos haciendo un estudio jurídico profundo sobre el tema, la adaptación de la Ley de Memoria y la respuesta legal para ello”, indicó la ministra española de Justicia, Dolores Delgado, quien reconoció que no hay fecha para esto.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Óscar Puente, aseguró que “el gobierno va a tratar de cumplir la Ley de Memoria Histórica y estudia cada paso que debe dar para convertir el Valle de los Caídos en un lugar de reconciliación y memoria de todos los españoles y no de exaltación de una dictadura”.

La ejecutiva socialista trató este lunes el tema y planteó la necesidad de contar con el mayor consenso político posible con las demás fuerzas parlamentarias.

“Un gobierno de todos y para todos no puede aceptar esos símbolos de exaltación de una dictadura condenada por la historia”, apuntó Puente.

La medida podría también acompañarse de otras sobre miles de personas que están enterradas allí (una mayoría presos que trabajaban en la construcción del memorial en San Lorenzo de El Escorial) y sobre los que sus descendientes reclaman sus restos.