El representante permanente alterno de México ante la ONU, Juan Sandoval, pidió hoy mayor cooperación internacional, con un enfoque de responsabilidad compartida, a fin de prevenir el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras entre países.

En la sesión de la Tercera Conferencia de la ONU sobre el Programa de Acción para prevenir, combatir y erradicar el trafico ilícito de armas pequeñas y ligeras, Sandoval aseguró que es preciso reducir la criminalidad, la violencia y los conflictos a través de mecanismos de cooperación internacional.

Esta cooperación, precisó, tendría como objetivo evitar el desvío ilegal de armas y formular “respuestas conjuntas, particularmente sobre la prevención del trafico ilícito a través de las fronteras con un enfoque de responsabilidad compartida entre los Estados”.

Aseguró además que es necesario establecer mayores controles a fin de que las armas no sean desviadas a usuarios no autorizados, por lo que propuso un “control efectivo y permanente por el Estado productor o importador” durante todo el ciclo comercial que siguen sus productos.

Sandoval destacó que el Programa de Acción de la ONU debe también incluir las municiones, así como los componentes y la tecnología relacionada a las armas pequeñas y ligeras, y con los explosivos y los artefactos explosivos improvisados.

Por su parte, la jefa de gabinete de la ONU, María Luiza Ribeiro Viotti, expresó que las armas de fuego causan la muerte de más de medio millón de personas cada año.

“La regulación de las armas pequeñas es un desafío único. No se trata simplemente de abordar las existencias del gobierno. De los 900 millones de armas pequeñas en el mundo, tres cuartas partes están en manos civiles, la mayoría sin licencia”, afirmó.

Horas antes, en la sede de la ONU el grupo civil Small Arms Survey emitió un informe que reveló que la población civil en México cuenta con 16 millones 809 mil armas pequeñas, con lo que esta nación es la séptima en el mundo con el mayor arsenal en manos de personas ajenas al ejército o policías.

El cálculo destacó que tres millones 118 mil 592 armas pequeñas cuentan con registro ante las autoridades en México, mientras que 13 millones 690 mil 408 de estos productos no están registrados ante dependencias oficiales mexicanas.