El secretario del Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, confió en que la actual administración concluya con un total de cuatro millones de empleos formales creados durante sus seis años.

En entrevista en Morelia, el funcionario federal precisó que el principal reto para el gobierno entrante será elevar el salario mínimo a por lo menos 98 pesos.

Señaló que las cifras disponibles hasta junio, revelan que hasta ese mes sumaban 3.6 millones, por lo que confió que durante los siguientes meses se logre la meta.

Al inaugurar la Segunda Feria Nacional del Empleo para Jóvenes, Campa Cifrián afirmó que el empleo no es un problema grave en México y puso como ejemplo que en Michoacán la tasa de desempleo es de apenas dos por ciento.

Añadió que lo que constituye un problema serio es la informalidad, ya que admitió, la mitad de las personas ocupadas se encuentran en la informalidad.

Se trata de hombres y mujeres que desarrollan labores domésticas, comerciales o de campo y que no están sujetas a seguridad social por ejemplo.

Más tarde, en entrevista, el titular de la Secretaría del Trabajo afirmó que la reforma de Justicia Laboral, así como lograr incremente el salario mínimo son los principales retos que enfrentará en materia laboral la próxima administración federal.

Dijo que durante la presente administración se logró un incremento del 18 por ciento en el monto de los salarios mínimos, pasándose de 60 a 88 pesos.

Sin embargo, admitió que para alcanzar los niveles de bienestar marcados por Coneval es necesario que se incremente a por lo menos 98 pesos, por lo que los esfuerzos de la Comisión nacional de Salarios Mínimos deberá enfocarse en ese sentido.