• La tercera edición de Hay Festival Querétaro reunió a 33.100 personas, que asistieron a las múltiples actividades realizadas durante cuatro días, en diversas sedes de la ciudad
• Más de 146 invitados de 16 países participaron en 112 eventos que hicieron de la capital queretana el epicentro de las letras e ideas en México
• Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival para México y América Latina: “Ha sido la edición más exitosa en la historia de los Hay Festival de México”

El Hay Festival concluyó con gran éxito su edición 2018. Durante cuatro días la ciudad de Querétaro vivió una experiencia llena de literatura, periodismo, ciencia y conversaciones. Más de 140 invitados entre escritores, periodistas, activistas, filósofos, científicos y músicos de todo el mundo conversaron a propósito de sus ideas y trabajos. Fue así como la ciudad colonial e histórica de Querétaro abrió sus teatros y sedes para imaginar el mundo, tal como señala el lema del Hay Festival.

Este año el Hay Festival se enfocó en celebrar lo mejor de la literatura nacional e internacional. Además, se abordaron temas como los avances y las tendencias en ciencia y tecnología; activismo de género; los desafíos del periodismo de investigación y el trabajo por el respeto a los derechos humanos. Se disfrutó también de recitales y conciertos que se destacaron por la proyección de la diversidad social y la promoción de causas a través de la música. En total, la presente edición congregó a 33.100 personas.

Al respecto, la directora del Hay Festival para México y América Latina Cristina Fuentes La Roche comentó: “El Festival ha superado las expectativas en asistencia, se ha posicionado en Querétaro y sin duda, esta edición, ha sido la más exitosa en la historia de los Hay Festival en México. Para que un festival sea un éxito, depende de la sede, y en ese sentido, Querétaro es la ciudad ideal”.

Uno de los momentos más emblemáticos de esta edición del Hay Festival fue la participación de Patti Smith. En su conversación con Diego Rabasa enfatizó que en tiempos de Donald Trump urge la necesidad de tener nuevas voces como activistas o artistas. Precisó: “El mundo está polarizado, no deberían existir muros”.

Otro de los episodios que más conmovió fue su muestra de empatía con los niños migrantes, pues señaló que es inadmisible que sean separados de sus madres: “Cuando vi que los niños eran separados de sus madres me dolió, sentí como si hubieran sido mis hijos, tenemos que cuidar a nuestros niños”.

El activismo a favor de los derechos humanos corrió a cargo de Shirin Ebadi, la ganadora del Nobel de la Paz 2003, y primera mujer musulmana en recibirlo, y de la mexicana Lydia Cacho. Ebadi, actualmente exiliada en Londres, sigue militando por los derechos humanos y la democracia, a pesar de haber recibido numerosas amenazas y represalias por parte de las autoridades iraníes.

En su conferencia sobre la libertad de expresión, Shirin Ebadi mencionó la importancia de la labor periodística en la actualidad. De igual manera, reconoció el papel de la ciudadanía como factor necesario para garantizar la libertad de expresión, indicó que “las personas tenemos que cambiar para que el mundo cambie, el miedo de los ciudadanos fortalece a los dictadores”.

Durante la presentación de “Nosotras también: sobre la campaña #MeToo” con la participación de Vivian Gornick, Rosemary Sullivan, Jeanette Winterson y Eliezer Budassof se destacó el auge del movimiento #MeToo a nivel global. Las participantes coincidieron y señalaron: “Lo importante aquí es que el silencio se está acabando, nosotros no estamos en un punto de quiebre, la batalla apenas está comenzando”.

La presentación del documental de Lydia Cacho Somos valientes resaltó la importancia de darle voz a las niñas y niños en temas como violencia y discriminación en México. Fue así como la periodista indicó: “Ser rebelde con causa puede cambiar el mundo. La valentía se siente en el pecho cuando decidimos defender a quién sufre”. Concluyó enfatizando que entender las historias de la niñez es lo más importante.

La ciencia estuvo en voz de científicos como el matemático Marcus du Sautoy, el genetista y biólogo celular Miguel Pita y el antropólogo y zoólogo Agustín Fuentes.

El premio Nobel de Química Venki Ramakrishnan enalteció la cultura científica del festival al hablar de la fuerza microscópica y los avances que se pueden hacer para desarrollar mejores antibióticos y fortalecer la lucha contra enfermedades mortales y de los avances recientes en biología molecular y biotecnología, tienen enormes implicaciones para el futuro de las tecnologías genéticas. Ramakrishnan señaló que la tecnología está cambiando al mundo de manera positiva: “Debemos preguntarnos como sociedad a dónde vamos, los científicos te dicen qué es técnicamente posible, pero la sociedad debe preguntarse si quiere tomar estos riesgos”.

La música no podía faltar con Patti Smith se vivió uno de los momentos más importante del Hay Festival. Deleitó con su recital de poesía y música Hecatombe, en donde Alma Guillermoprieto leyó el poema homónimo en español. También el rebelde del acordeón, Celso Piña con su Ronda Bogotá, puso a bailar a más de siete mil personas reunidas en la Plaza Fundadores, al ritmo de cumbia, con Pato Machete como invitado.

En esta fiesta de las ideas participó el escritor estadounidense André Aciman, quien conversó sobre su libro Llámame por tu nombre, recientemente llevado a la gran pantalla. Aciman habló sobre dicha adaptación. La también estadounidense Lydia Davis habló sobre sus relatos breves que la han acreditado de fama mundial.

El Hay Festival también emprendió, como cada año, su agenda de impacto cultural y social a través del Hay Festivalito. Fue así como con la participación de LEO AC (Leo) y de la Fundación Zorro Rojo (Zorro Rojo) se llevó a cabo la participación de las españolas Olga de Dios y Rocio Bonilla con el objetivo de promover la cultura, la educación y el gusto por la lectura entre los más pequeños. Este año se visitaron 9 casas hogar en donde se desarrollaron actividades para fomentar entre la niñez y juventud la lectura y los valores que se desprenden de ella.

A través del Hay Joven el festival llegó a 5 universidades con un programa diseñado especialmente para estudiantes universitarios. Las actividades tuvieron como sede la Universidad Autónoma de Querétaro; la Universidad Anáhuac; Universidad Tec Milenio; UNIVA Querétaro; y el Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

La cobertura mediática con BBC Mundo permitió que el contenido digital impactara a más de un millón de visitantes mientras que los contenidos en vivo fueron vistos por más de 100 mil personas.

SURA, también continuó como aliado para el Hay Festival para América Latina en Colombia, Perú y México.

El evento contó como socios globales con Acción Cultural Española AC/E, BBC Mundo, British Council México y FTWeekend.

El evento también tuvo como aliados a las universidades Autónoma de México y Autónoma de Nuevo León, AECID y las embajadas de España, Estados Unidos y Colombia; Wom@rts; además de los socios del Hay Festivalito (Leo y Zorro Rojo) y la librería The Wild Detectives.

Hay Festival agradece a la Librería Cálamo (España), socio del programa Talento Editorial, y a las editoriales Penguin Random House, Planeta, Sexto Piso, Blackie Books, Anagrama, Colofón, Ediciones Era y Almadía.

Fue así como un año más Querétaro vivió y se apropió del Hay Festival. La niñez, juventud, estudiantes universitarios, amantes de la cultura y la ciencia, y público en general disfrutaron del ambiente y color que genera el Festival en el centro histórico de la Ciudad de Querétaro.

Los buenos resultados de esta edición son señal de que hoy el Hay Festival es de Querétaro y de los queretanos.