Guatemala promueve entre sectores que integran la industria turística acciones para prevenir y combatir delitos, como la explotación sexual, que proliferan por la expansión de las tecnologías de la información.

Como parte de estos esfuerzos, Guatemala -que tiene en la industria del turismo a uno de los pilares de la economía nacional- se adhirió el año pasado al llamado Grupo de Acción Regional de las Américas (GARA) para la Prevención de la Explotación Sexual a Niñas, Niños y Adolescentes en Viajes y Turismo.

La entidad regional instó en el encuentro que se llevó a cabo el año pasado en México, a “vigilar” y dar seguimiento, en el ámbito de las nuevas tecnologías y el turismo, al tema de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), debido a que han adquirido un rol clave en las sociedades.

El Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), institución que representa al país en el GARA, consideró que los gobiernos deben recurrir a las nuevas tecnologías de la información para prevenir y combatir delitos, en especial los que amenazan a los menores.

El turismo se ha convertido en una gran industria que ha experimentado un importante crecimiento a nivel mundial en las últimas décadas y Guatemala no es la excepción, indicó el subdirector del Inguat, Juan Pablo Nieto.

Destacó que la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en el sector turístico es un fenómeno mundial que afecta a muchos países, tanto a emisores como receptores de turistas.

Nieto aseveró que Guatemala se incorporó al GARA el año pasado, pero las autoridades “han venido tomando acciones” para enfrentar y erradicar este flagelo, como asumir el Código Ético Mundial de Turismo.

Detalló que el Código establece que “la explotación de seres humanos, en cualquiera de sus formas, especialmente la sexual, y en particular cuando afecta a niños, vulnera los objetivos fundamentales del turismo y constituye una negación de su esencia”.