Una de las mansiones que el clan mafioso de los Casamonica tiene en la capital italiana fue demolida hoy ante la presencia del ministro del Interior, Matteo Salvini y el gobernador de la región del Lazio, Luca Zingaretti.

Se trató de la segunda operación del tipo, luego de que la semana pasada la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, -quien ha sido puesta bajo protección especial- inició con el derribo de ocho villas del mismo clan, que controla el tráfico de droga y la usura, entre otros delitos.

Este lunes medios del ejército llegaron al barrio periférico de La Romanina para demoler la mansión, llena de estatuas y decoraciones en el más puro estilo “kitsch”.

Zingaretti anunció que en el predio serán construidos un parque y una biblioteca y confirmó que toda la operación de demolición durará tres semanas y tendrá un costo de unos 120 mil euros.

La zona fue rodeada de cientos de agentes de las fuerzas del orden, mientras Salvini se puso un casco y subió sobre la grúa del ejército que inició los trabajos.

“La grúa la uso contra los mafiosos y contra los Casamonica, con los demás uso el sentido común”, declaró el ministro del Interior, quien descartó sentirse atemorizado ante presuntas amenazas de muerte que ha recibido de la criminalidad romana.

“Me han dicho que me dispararán, pero si pensaban atemorizarme se han equivocado”, afirmó.

Los Casamonica, una familia de origen gitano, se consolidaron desde los años 70 como un verdaero grupo mafioso que controlaba el tráfico de drogas, la usura, las apuestas ilegales y otros negocios criminales en la capital.

En 2015 se hicieron famosos con el funeral de Vittorio Casamonica, uno de sus “capos”, cuyo féretro sobre un carruaje tirado por caballos recorrió las calles de Roma, mientras desde los aires un helicóptero dejaba caer pétalos de rosa y en el fondo se escuchaba la música de la película “El Padrino”.

La alcaldesa destacó que desde hace tiempo había una orden de demolición de las casas de la familia mafiosa, pero nadie se había atrevido a ejecutarla.

“Hemos puesto fin a años de ilegalidad y enviado una fuerte señal al crimen y al clan Casamonica”, señaló Raggi.