En junio de 1969 sucedieron disturbios en el bar Stonewall Inn, lo que motivó a la comunidad gay a defender sus derechos.

Madonna se presentó en el lugar donde inició el movimiento por los derechos de la comunidad LGBTQ.

En víspera de año nuevo Madonna llegó al bar Stonewall Inn de Nueva York para cantar, celebrar el 2019 y hablar sobre derechos de la comunidad LGBTTTI (lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, intersexualidad).

La Reina del Pop se convirtió en embajadora de los festejos por el 50 aniversario del lugar donde inició «el orgullo gay», como lo dijo orgullosa en su discurso antes del inicio del 2019.

Junto a su hijo David Banda en la guitarra, Madonna cantó su éxito «Like a Prayer» y un cóver de Elvis Presley, «Can’t help falling in love» ante decenas de integrantes del colectivo de la diversidad sexual que corearon las canciones.

«Estoy parada aquí, orgullosamente, en el lugar donde el orgullo comenzó… Nunca dejemos que se olviden las protestas del Stonewall Inn y a todos aquellos que se levantaron y dijeron: ¡Suficiente! Nos hemos unido esta noche para celebrar 50 años de revolución», dijo la cantante.

Madonna dijo nunca se había presentado en un lugar tan pequeño como el Stonewall Inn
Al leer su discurso de unas tarjetas decoradas con la bandera del arcoíris, que representa a la comunidad LGBT, la intérprete de «Vogue» dijo: «50 años de pelear por la libertad… todos merecemos amar y ser amados».

Yo camino en la sombra de gigantes, de luchadores de la libertad que han caminado antes que yo. Pero seamos gigantes y cuidémonos en el año nuevo y en el futuro, luchemos por el amor y el entendimiento.