El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República advirtió que la consulta a los pueblos y comunidades indígenas representa un elemento indispensable para realizar cualquier proyecto.

En un estudio, el IBD resaltó que, a pesar de que la Constitución y diversos tratados internacionales reconocen el derecho a la consulta de los pueblos indígenas, aún persisten violaciones que revelan una falta de vigilancia por parte del Estados mexicano para hacer valer la ley.

Señaló que es indispensable la participación de los pueblos en la elaboración de panes y programas de desarrollo regional, así como la consulta previa, libre e informada que tome su punto de vista sobre cualquier proyecto que pueda alterar su identidad y desarrollo.

La investigación destaca que existen diversos instrumentos jurídicos a nivel nacional e internacional que obligan a los Estados a respetar el derecho que tienen los grupos indígenas a conservar y gestionar su territorio.

En este sentido, el IBD indicó que hay diversas acciones que podrían realizarse para alcanzar una democracia en contextos multiculturales que hagan valer los derechos de los pueblos indígenas sobre su territorio y sobre las decisiones que inciden en su desarrollo.

Detalló que se puede ampliar el conocimiento de los pueblos indígenas sobre sus derechos y especificar mejor los mecanismos para realizar consultas previas para convertirlos en un eje transversal de todas las dependencias y órdenes de gobierno.