El actor mexicano golpeó a un señor de 63 años que luego murió. Enfrenta arresto domiciliario, podría ir a prisión y truncó su carrera artística

La carrera en ascenso del actor mexicano Pablo Lyle se vio truncada por un incidente vial que provocó un arranque de ira entre los involucrados, aunque el precio fue muy caro: una persona muerta y otra en arresto domiciliario con posibilidades de cumplir una condena de varios años en prisión.

El caso del galán de telenovelas mexicanas impactó a la sociedad no solo por tratarse de una celebridad en problemas con las leyes en Estados Unidos, sino porque cualquiera podría verse en la misma situación, aunque lo que distingue a las personas es su capacidad de reaccionar ante estímulos de estrés.

Es imposible generalizar las respuestas de la gente cuando se enfrentan con situaciones peligrosas, pero su reacción tiene mucho que ver con la personalidad del individuo y su situación personal.


Pablo Lyle tendrá que permanecer en Estados Unidos hasta mayo (Foto: Instagram @elgordoylaflaca)

La reacción de Pablo Lyle fue golpear a un hombre de 63 años y huir del lugar, un momento que le ha cambiado la vida para siempre. Así lo han reflexionado los periodistas de espectáculos más reconocidos de México en sus distintos espacios de televisión.

Han lamentado la situación del actor, y en palabras de Pati Chapoy, una de las más reconocidas periodistas de farándula en México, se trata de «un muy terrible ejemplo de cómo nos dejamos manejar en muchas ocasiones por la ira, por la rabia, y vean las consecuencias. Pase lo que pase su vida ya está totalmente fragmentada.

Es una pena que se haya dejado manejar por la rabia, por la irresponsabilidad de dejar a este señor tirado en el piso. ¡Qué forma de fastidiar su vida, qué barbaridad!

En escaso medio minuto cambió la vida para mal para las dos familias. Es muy delicado y es un ejemplo clásico de cómo en cuestiones de segundos jodemos la vida, no nada más la nuestra, sino de toda la familia.

Desde hace una semana han publicado los avances del caso, y para Gustavo Adolfo Infante, le provoca preguntarse «cómo puede cambiar la vida en un segundo. La vida y la familia de un hombre muerto, la vida y la familia de Pablo Lyle, todo por un arrebato.

Si este señor no se hubiera bajado a agredirlo, si Pablo no se hubiera bajado en la calentura del momento no hubiera pasado nada. Moraleja, si te mientan la madre o agreden en Miami, te lo quedas; lleno de valientes están los panteones».

Para Atala Sarmiento, fue un momento de tanto estrés, «que uno viéndolo desde fuera, puedes decir ‘qué peligro, en qué riesgo’, pero en un momento en que todos en el coche están bajo un estrés muy fuerte, no sabemos si el señor los estaba amenazando, igual y la gente no sabe cómo reaccionar en el momento.

Porque estás en una situación que te pone en el límite. Es un error que está provocando mucho dolor».

Mónica Castañeda, periodista del programa «Ventaneando», ha criticado la reacción de Pablo. «No puede ser que lo haya dejado ahí. Cuando sueltas un golpe, te das cuenta de cómo reaccionó al otro. Él vio cómo cayó, y se fue», refiriéndose al señor de 63 años que fue llevado a un hospital gracias a los testigos del lugar, tras la fuga de Lyle.

En tanto, la presentadora Ana María Alvarado destacó que Pablo Lyle «No es un mal ser humano, fueron estos cinco minutos malos, de malas decisiones que lo llevaron a esto fatal porque murió una persona.

Es un buen ser humano, lo conozco, me parece que es una buena persona, pero tomó malas decisiones. Lamentablemente un error califica después toda tu vida».