Sin embargo, el funcionario, que asumió el cargo tras la renuncia de Carlos Urzúa, admitió que el gobierno está preocupado por la desaceleración a nivel global de la economía

El nuevo titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, aseguró hoy que no ve una recesión en puerta en México, aunque reconoció que se encuentran preocupados por la desaceleración global de la economía.

«No veo recesión en puerta. Yo veo que ha habido desaceleración global que impacta a México, pero estamos muy, muy lejos de una recesión», dijo Herrera este martes en su primera rueda de prensa al mando de Hacienda.

«Carlos Urzúa (su antecesor en el cargo) y (el Canciller) Marcelo Ebrard estuvieron junto a mí en la reunión del G-20 y estamos preocupados por la desaceleración a nivel global de la economía. Las primeras acciones que tomamos es que estamos revistando que los gastos progresen al ritmo calendarizado para que tengan un impacto», añadió el secretario.

Más temprano este martes, Herrera fue nombrado por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador como el nuevo titular de la SHCP tras la intempestiva renuncia de Urzúa Macías.

El mandatario, por medio de un video que publicó en redes sociales, presentó al nuevo secretario de Hacienda para mandar un mensaje de estabilidad a los mercados, que habían reaccionado a la destitución con una caída importante del peso frente al dólar estadounidense.

Herrera, de 48 años, también intentó aclarar que la estabilidad de su Secretaría no se ve afectada por el cambio de mando. «Quiero reiterar que los objetivos primarios prevalecen a pesar del cambio de estafeta», dijo.

López Obrador nombró a Herrera como sucesor de Urzúa con rapidez para mostrar la estabilidad de su gobierno (Foto: Especial)

«Primero, el de garantizar la estabilidad macroeconómica. Después, el compromiso del manejo responsable de las finanzas públicas y por último, el respeto irrestricto a la autonomía del Banco de México», explicó el funcionario.

El nuevo titular de Hacienda se desempeñaba como subsecretario de Urzúa, es candidato a doctor en Economía por la Universidad de Nueva York y comenzó su carrera en la Secretaría de Finanzas de Ciudad de México, como director general de Gestión Financiera. Luego ocupó el puesto de secretario de Finanzas cuando López Obrador fue jefe de gobierno en la capital mexicana.

Herrera además fue cuestionado sobre los tres proyectos más importantes del gobierno de López Obrador: el aeropuerto de Santa Lucía, para sustituir la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que fue cancelado, así como el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

«Estoy completamente de acuerdo con construir un sistema de aeropuertos como en el resto de las grandes capitales», señaló, en referencia a Londres, París y Nueva York, que tienen «dos y hasta tres aeropuertos».

«Sobre la refinería, siempre es un área donde hay inversión. Pero comparando la inversión en ese aspecto con la que haremos en el sector producción y exploración es menor», concluyó, sin dar más detalles sobre si estaba de acuerdo con su construcción ni sobre el desarrollo del Tren Maya.

«Urzúa, que ha sido mi profesor, mi mentor y mi jefe, además de considerarlo mi amigo, me dijo que no podía haber pensado en alguien mejor que lo sucediera», concluyó Herrera con una sonrisa.

La renuncia de Urzúa

Este martes a mediodía, Urzúa sorprendió con la publicación de una carta de  renuncia en redes sociales. En ella explicó que «han habido muchas» discrepancias en materia económica , algunas de ellas, detalló, «porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento»

Se dijo “convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”.

Aunado a ello, precisó, “me resulto inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés.

“No conozco los detalles de la conversación de Urzúa con López Obrador”, admitió más tarde Herrera. “No sé a qué nombramientos hace referencia mi antecesor. Es una decisión estrictamente personal”, completó.

La respuesta del presidente

Unos minutos después, López Obrador respondió que había decidido aceptar la renuncia de Urzúa, porque “él no esta conforme con las decisiones” de su gobierno.

“Nosotros tenemos el compromiso de cambiar la política económica que se ha venido imponiendo desde hace 36 años, como es un cambio, una transformación, a veces no se entiende que no podemos seguir con las mismas estrategias, no se puede poner vino nuevo en botellas viejas, y es cambio de verdad, transformación, no simulación“,  explicó el mandatario mexicano.

Además, aseguró que Herrera  es un profesional en Economía, con virtudes de humanismo y honestidad, por lo que “es de toda mi confianza”. “No pienso hacer cambios en la Secetaría de manera inmediata. Los ajustes tampoco están en puerta”, explicó por su parte el nuevo titular de Hacienda.