CIDH llama a Chile garantizar derechos humanos de manifestantes

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aseguró hoy que sigue con preocupación por el desarrollo de las protestas en Chile y llamó al gobierno del presidente Sebastián Piñera a garantizar el orden público y el respeto a los derechos humanos.

La CIDH señaló que ante las protestas relacionas con el aumento en el precio del pasaje del Metro, el gobierno ha tomado varias medidas como el anuncio de aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado y decretó el Estado de Emergencia en Santiago y Chacabuco, así como en las comunas de Puente Alto y San Bernardo.

“La CIDH sigue con preocupación por las protestas relacionadas con el aumento del precio del pasaje de Metro en Chile. (El) Estado ha hecho uso de la fuerza contra quienes protestaban evadiendo el pago del metro de Santiago y se registran destrozos de mobiliario público y disturbios”, indicó la Comisión en su cuenta de Twitter.

Advirtió al gobierno de Chile que en el control del orden público, “el uso de la fuerza debe realizarse de manera proporcional” y se debe de cuidar no afectar los derechos a la integridad de los manifestantes, de los trabajadores del servicio de transporte público y de la ciudadanía en general.

El uso de la fuerza debe ser el “mínimo necesario” y el gobierno de Chile “tiene la obligación de proteger la integridad física de las personas y abstenerse de usar gases lacrímogenos en zonas donde se encuentren mujeres, niños y adultos mayores”, añadió la CIDH, entidad con sede en Washington.

El viernes, cientos de chilenos salieron a las calles a protestar contra el alza en la tarifa del boleto del Metro. Las manifestaciones se tornaron violentas y se registraron graves desórdenes con incendios en varios puntos de Santiago, saqueos y actos vandálicos que sumieron a la capital del país en el caos.

Por la noche del viernes, el presidente Piñera decreto Estado de Emergencia en las provincias de Santiago y Chacabuco, y en las comunas de Puente Alto y San Bernardo, debido a la ola de protestas que se realizaron en la capital del país.

Distintos sectores de la población convocaron a través de redes sociales a no pagar el pasaje a la hora de usar el Metro, cuyo costo fue incrementado de 800 a 830 pesos chilenos (de 1.13 a 1.17 dólares), con el argumento de que aumentó el valor del dólar y del petróleo.

Según cifras oficiales, las protestas dejaron hasta la mañana de este sábado 167 heridos, 308 personas detenidas, 41 estaciones de Metro vandalizadas y 49 vehículos de la policía con daños.