Debilidad en la economía para 2020: analistas

Debilidad en sectores como manufactura, construcción y disminución en la producción petrolera estancará la economía para 2020: analistas

Para el último trimestre del año, el panorama de la economía no mejorará e incluso especialistas anticiparon que el PIB se mantendrá sin movimiento.

El desempeño de la economía mexicana en la recta final del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador está estancado, pues si bien se ha alejado del riesgo de una recesión técnica, entre enero y septiembre, el crecimiento fue del 0.01%, respecto al mismo periodo del 2018, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Para los analistas financieros, el panorama para el último trimestre del año (ocubre-diciembre) no mejorará e incluso anticiparon que el Producto Interno Bruto (PIB), el cual refleja el valor de los bienes y servicios producidos por la economía, se mantendrá sin movimiento a comparación del nivel registrado en el mismo periodo de 2018.

Según el Inegi, esto fue provocado por el sector secundario (industrial), el cual cayó 0.1% durante el tercer trimestre de este año, además de un nulo crecimiento en el sector terciario (servicios). Las actividades primarias (sector agricultura/ ganadería) fueron las únicas que reportaron un avance del 3.5% en ese lapso.

Pero a comparación con el mismo periodo del 2018 (julio-septiembre), el sector secundario tuvo una caída del 1.8%, las actividades primarias aumentaron 5.3%, mientras que el PIB de las Actividades Terciarias no tuvieron crecimiento (0.0%).

De acuerdo con una declaración que Gustavo Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dio a El Universal, sin avance económico, los ingresos no crecerán y sin ellos “será inviable que en el largo plazo se sostengan los programas sociales”.

Los motivos del estancamiento económico podrían hallarse en la debilidad en sectores clave como la manufactura y la construcción, así como la disminución en la producción petrolera y un menor ánimo de confianza para los inversionistas, según un comentario de Marco Oviedo, economista en jefe de Barclay’s para El Financiero.

“Si queremos ver una recuperación económica en los próximos meses, tendrá que provenir de factores domésticos, ayudaría mucho observar un mayor dinamismo en el consumo y un retorno de la confianza. También serviría una resolución positiva en la ratificación del T-MEC y que el presidente genere certidumbre en temas de seguridad y energía”, explicó, aunque detalló que existe la posibilidad de que no haya una mejoría significativa hasta el siguiente año.

Janeth Quiroz, analista económica de Grupo Financiero Monex, consideró en una entrevista con El Universal que las cifras preliminares del PIB refuerzan la idea de que la actividad ha permanecido estancada durante los primeros nueve meses del año y para intentar revertir esto, el resultado para el cuarto trimestre deberá ser “positivo y de mayor contundencia”.

Hacienda, por su parte, confía en que la economía crezca en promedio 0.9% al cierre de este año. No obstante, las cifras aportadas por el INEGI se enmarcan dentro de un contexto en el que la economía global se encuentra en desaceleración. Ejemplo de ello es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha previsto un crecimiento de 0.4% en el 2019.

Sin embargo, es importante mencionar que como consecuencia de la desaceleración económica, el gobierno quedó corto en la recaudación de impuestos. En este sentido, la Secretaría de Hacienda informó que de los 2.5 billones de pesos programados, únicamente se lograron 2.4 billones.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, comentó que los resultados del PIB fueron desfavorables y tendrán implicaciones en las perspectivas para el cierre de este año y el próximo: “Desafortunadamente, la economía tiene una inercia negativa que creemos que se puede alargar hasta el siguiente año”.