Legisladora pide considerar los ataques cibernéticos como delito federal

La seguridad digital es actualmente una de las prioridades de la globalización tecnológica, pues los ataques a los sistemas digitales han costado 800 millones de dólares en América Latina, y en México representan pérdidas por 300 millones de dólares. 

Lo anterior fue informado por la diputada de Morena, Rocío Barrera Badillo, presidenta de la Comisión de Gobernación y Población de la Cámara de Diputados quien dijo que los datos fueron recabados por la Organización de Estados Américanos (OEA), y por ello, señaló, se necesita que en México se tipifique dicha práctica como delito federal. 

En comunicado explicó que, si bien en México el costo de los ataques en las redes es muy alto, países como Colombia tienen problemas más graves, pues no cuentan con una política de seguridad digital, donde los costos alcanzan los 460 millones de dólares.

Por ello, la legisladora dijo que ante la recurrente práctica e intentos de atraques informáticos entre particulares y en contra de las instituciones públicas, se requiere legislar para considerarla delito federal.

Barreda Badillo presentó la iniciativa de reforma al Código Penal Federal, y propuso sancionar a quien, en forma dolosa, inutilice, altere, dañe, temporal o permanentemente, un sistema digital información, archivos electrónicos, o portales electrónicos de consulta.

Subrayó que el precepto debe incorporarse al artículo 140 Bis del citado ordenamiento, y planteó imponer de cuatro a ocho años de prisión y de mil a mil 500 días multas.

Argumentó que el costo de dicho delito para las empresas en 2017 subió 27.49 por ciento con respecto a 2016; compañías de Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos gastaron, en conjunto, 11 mil 700 millones de dólares en tratar de mitigar ciberataques.

Barrera Badillo explicó que el sabotaje informático abarca todas las conductas dirigidas a eliminar o modificar funciones o datos en una computadora sin autorización, a fin de obstaculizar su correcto funcionamiento, causar daños en el hardware o software de un sistema.