La Congregación cobra valor histórico y patrimonial

La Congregación cobra valor histórico y patrimonial

El Templo de La Congregación es el segundo recinto más importante dedicado a la Virgen de Guadalupe, después de la Basílica, tanto por su valor histórico como por la afluencia de personas devotas de esa imagen religiosa, declaró el sacerdote, Juan Manuel Pérez Romero.

El prelado señaló en entrevista con medios de comunicación, que la construcción del templo ubicado en el Centro Histórico de Querétaro data de 1680, por lo que cobra gran relevancia histórica y patrimonial para los adoradores de la «Patrona de América».

«Este año recibimos al menos 150 peregrinaciones en honor a la Virgen de Guadalupe y aproximadamente 20 mil personas guadalupanas, desde anoche y hasta la tarde de este jueves», abundó el titular del Templo de La Congregación, cuya obra estuvo a cargo del arquitecto queretano José de Bayas Delgado.

Puso de manifiesto que la primera Basílica dedicada a la Virgen de Guadalupe, en la Ciudad de México, fue construida 15 años después que el Templo de la Congregación, lo que confirma la importancia de este recinto desde el punto de vista histórico.

En la fachada del espacio destacan dos torres gemelas que funcionan como campanario, cuyo tañer se escucha en todo el Centro Histórico de Querétaro y quizás un poco más allá.

Al interior, agregó, hay un órgano monumental realizado por el arquitecto Ignacio Mariano de las Casas y la pintura de la Virgen de Guadalupe es una obra atribuida al artista Miguel Cabrera, importante exponente del arte virreinal.

Asimismo, en la sacristía del emblemático templo destaca uno de los pocos retablos barrocos que se conservan en la ciudad de Querétaro y en el atrio luce una estatua en bronce del indio Juan Diego, quien fue canonizado por el Papa Juan Pablo II el 31 de julio de 2002.

Adicionalmente, abundó el religioso, se trata de un templo con un gran valor patrimonial y arquitectónico que está a la altura de cualquier templo mariano, después de la Basílica y el recinto de San Pedro, en el Vaticano.

En cuanto al valor patrimonial, Pérez Romero estableció que resguarda reliquias guadalupanas y fragmentos de la tilma de San Juan Diego, que pueden ser apreciados por los devotos durante este día de celebración religiosa.