Grecia reacciona al primer rezo en Santa Sofía ofendida y doblando campanas

Grecia reacciona al primer rezo en Santa Sofía ofendida y doblando campanas

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, definió este viernes de ofensa a la civilización del siglo XXI la conversión en mezquita de la antigua basílica bizantina de Santa Sofía en Estambul, Patrimonio de la Humanidad. 

«Lo que está sucediendo hoy en Constantinopla (Estambul) no es una manifestación de poder, sino de debilidad», destacó Mitsotakis en un discurso por el 46º aniversario de la caída de la «dictadura de los coroneles». 

El primer ministro recalcó que la conversión de Santa Sofía en mezquita «no puede eclipsar el esplendor de un lugar Patrimonio de la Humanidad, pero sí que afecta a los valores universales. Por eso, exige una condena universal». 

Al mismo tiempo que en Estambul comenzaba el primer rezo musulmán desde hace 86 años en la «Gran Mezquita de Santa Sofía», todas las iglesias de Grecia doblaron sus campanas en señal de luto. 

El arzobispo Jerónimo II calificó esta jornada como «día de luto y de dolor para los ortodoxos, el cristianismo y todo el mundo heleno» y anunció una misa especial en la catedral de Atenas. 

«La decisión del presidente turco de transformar Santa Sofía en mezquita y el espectáculo que ha organizado hoy, en el aniversario del Tratado de Lausana, y en un momento en el que la agresividad de Turquía en el Mediterráneo ha alcanzado niveles sin precedentes, es una provocación nacionalista y autoritaria», destacó por su parte el portavoz del partido izquierdista Syriza, Alexis Jaritsis. 

Este primer rezo coincide con un período de escalada de tensión entre ambos países, después de que Turquía anunciase la salida de un buque para realizar estudios sísmicos en una zona que Grecia considera parte de su plataforma continental, en el sureste del archipiélago del Dodecaneso. 

Santa Sofía fue construida por el emperador romano Justiniano I en los años 532-537 en el lugar donde se encontraba la antigua catedral de Constantinopla, destrozada por un incendio. 

Fue secularizada y convertida en museo en 1934 por un decreto ministerial promovido por el presidente turco Mustafa Kemal Atatürk, el fundador del Estado turco moderno. 

Es famosa por su enorme cúpula, considerada como el paradigma de la arquitectura bizantina, que sirvió de modelo para la construcción de la mezquita del Sultán Ahmed, también conocida como la Mezquita Azul. 

Hasta que los otomanos conquistaron la ciudad en 1453 fue la sede del patriarca de Constantinopla -a excepción del período 1204-1261, cuando la ciudad estuvo ocupada por los cruzados. A partir de entonces y hasta 1934 fue su principal mezquita. 

Al igual que las demás mezquitas históricas de Estambul, Santa Sofia permanecerá a partir de ahora abierta a cualquier visitante o turista, de forma gratuita, salvo durante las cinco oraciones diarias, en las que solo accederán los fieles.