La Unidad Especial Anti-COVID-19 verifica y efectúa tres suspensiones

La Unidad Especial Anti-COVID-19 verifica y efectúa tres suspensiones

Como parte de las nuevas medidas sanitarias que fortalecen la estrategia estatal para mitigar los efectos de la pandemia, la Unidad Especial AntiCOVID-19 realizó un operativo vespertino y nocturno y atendió llamadas ciudadanas al 9-1-1, en donde llevó a cabo tres suspensiones ante el incumplimiento de medidas preventivas.

En el municipio de Peñamiller suspendió dos establecimientos con venta de alimentos y en el municipio de Querétaro un restaurante, por no contar con protocolos de prevención para la enfermedad COVID-19 y por no contar con Aviso de Funcionamiento.

Se realizó la dispersión de tres eventos en el municipio de Querétaro, uno de ellos con aforo de alrededor de 200 personas, que no contaban con protocolos de prevención para COVID-19.

La Unidad Especial participó en la revisión de un establecimiento que se encontraba ya cerrado, además de verificar 45 donde se supervisó el cumplimiento de la normatividad que corresponde.

La Secretaría de Salud, a través de personal de la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios, del Departamento de Verificación Sanitaria Estatal y de las Jurisdicciones Sanitaria número uno, dos y tres con apoyo de Protección Civil y Seguridad Pública Estatal, Protección Civil y Seguridad de los Municipios de Peñamiller, Querétaro, San Juan del Río y Tolimán realizó el operativo este jueves 10 de diciembre, con el objeto de verificar el cumplimiento de las medidas sanitarias implementadas durante la contingencia por COVID-19.

En el recorrido se brindaron 39 recomendaciones en las cuales se orientó sobre el llenado correcto del Acuerdo de Voluntad a través del formulario de la COVAPP y se dieron indicaciones sobre higiene, seguridad y protección civil.

Las supervisiones de la Unidad Especial Anti-COVID-19continuarán en la entidad de manera aleatoria para mitigar los contagios por esta enfermedad en establecimientos y/o en atención a las llamadas ciudadanas a través de la línea de emergencias 9-1-1, para acudir a instituciones bancarias, centros comerciales, e incluso reuniones sociales donde no se cumplen las medidas establecidas por las autoridades sanitarias.