Recomienda Inai a padres evitar compartir fotografías de niños en actividades cotidianas

Recomienda Inai a padres evitar compartir fotografías de niños en actividades cotidianas

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) aconseja a los padres de familia evitar el sharenting, práctica que refiere a compartir en redes sociales fotografías de niños en actividades cotidianas, como la hora del baño, eventos escolares, cumpleaños o fiestas decembrinas, dejando una huella en la red.

El Inai advierte que compartir datos personales de niños en redes sociales como fotografías, nombre, fecha de nacimiento o la escuela donde estudian, sin las medidas de seguridad adecuadas, puede abrir la puerta a los delincuentes y exponer a los menores a diversos riesgos como acoso, ciberbullying o delitos como pederastia y pornografía infantil.

El estudio Crianza de los hijos y «compartir»: las oportunidades y los riesgos de la crianza de los hijos en la era de las redes sociales, de la Universidad de Chicago, reveló que 56% de los padres suben fotos potencialmente vergonzosas de sus hijos, lo cual puede afectarles durante su adolescencia o incluso en su etapa adulta, lo que podría interferir en su vida social y laboral.

Las fotografías familiares son espontáneas y pueden incluir imágenes de niños en ropa interior o en la bañera, que pueden ser un gran recuerdo en el álbum de fotos familiares, pero también pueden considerarse inapropiadas para publicar en una comunidad de redes sociales.

Con el fin de reducir riesgos para los niños, el Inai recomienda lo siguiente:

Preguntarse, antes de compartir una fotografía, si los niños estarían de acuerdo y las consecuencias que podría tener en el futuro. También, leer las políticas de privacidad de las redes sociales en las que se comparten las fotografías para asegurarse que las imágenes no lleguen a personas desconocidas.

Además, pide asegurarse de que los niños estén siempre vestidos en las fotos que se comparten.

También, es necesario reflexionar sobre la manera en que se sentirían los menores si en el futuro tuvieran que enfrentarse a una fotografía que se compartió en su infancia.

Por otro lado, pide desactivar la geolocalización, para evitar que personas desconocidas puedan seguir los movimientos de los menores. Otra de las medidas para respetar la privacidad de los niños es difuminar su rostro en las imágenes que se compartirán en redes sociales.

También que al compartir imágenes o videos por aplicaciones de mensajería instantánea se aclare a quien las reciba que no pueden reenviarlas o publicarlas sin permiso.

Se pide evitar fotos de niños en el perfil de las redes sociales, pues esta imagen es pública.