La CDMX sigue en «semáforo rojo» y con las mismas restricciones, confirma Sheinbaum

La CDMX sigue en «semáforo rojo» y con las mismas restricciones, confirma Sheinbaum

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, confirmó que la capital del país seguirá en Semáforo Rojo y con las mismas restricciones. Los cambios a futuro, expuso, dependerán de la evolución de los indicadores epidemiológicos.

«Como saben la ciudad está en Semáforo Rojo y se mantiene con las medidas medidas en los siguientes días, con las mismas restricciones. […] Seguimos en Semáforo Rojo con las mismas restricciones y los cambios a futuro dependerán de la evaluación de los indicadores epidemiológicos», reiteró Sheinbaum.

La Ciudad de México, insistieron este viernes las autoridades, está en «Riesgo Máximo» color rojo, de acuerdo con las categorías que implementó el Gobierno federal.

Sheinbaum Pardo explicó que, según el modelo epidemiológico para la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), en los últimos dos días se ha tenido un incremento en la ocupación hospitalaria, pero se debe esperar a ver si es una tendencia.

Sin embargo, puntualizó que se está en un escenario intermedio –entre el escenario medio y el alto–, aún dentro de las proyecciones que se han realizado.

«Esta ligera estabilización tuvo en estos días un aumento y, como lo hemos dicho antes, es importante esperar a la semana para ver si es un tema de estadística o realmente de ocupación mucho mayor o de mayores ingresos», detalló.

La capacidad hospitalaria de la capital del país es de 86.31 por ciento para camas en general y 86.23 por ciento de camas para intubación.

La Jefa de Gobierno también informó que esa capacidad hospitalaria crecerá en las siguientes semanas con una ampliación en el Hospital General de Tláhuac del ISSSTE, con 100 camas más, 75 con ventilación, además de 20 camas para intubación de la Sedena.

La mandataria capitalina pidió a Eduardo Clark, titular de la Dirección General de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública, que explicara los indicadores que se utilizan para determinar el semáforo epidemiológico en todo el país.

«Lo que vimos durante los últimos 20 días fue que las proyecciones si nos mostraban una reducción en la tasa de reproducción del virus que hacia que la curva fuera llegando a sus niveles pronosticados máximos, reduciendo la velocidad del crecimiento diario. Los datos de ayer y de antier son importantes que los conozcan porque fue la primera vez que en 20 días vimos un crecimiento mayor al pronosticado. Hay que ver si es un tema de un reporte diario, siempre puede haber un día atípico, pero es importante monitorear día a día. Justo estamos en un escenario intermedio, entre el escenario medio y el escenario alto, todavía dentro de las proyecciones», detalló el funcionario.

El 7 de enero, Ricardo Cortés Alcalá, Director General de Promoción de la Salud, estimó que la Ciudad de México no regresará al color naranja del semáforo de riesgo por COVID-19 el próximo 11 de enero.

El funcionario recordó la noche de ayer que la capital del país registra un 89 por ciento de ocupación hospitalaria para atención general de paciente con la enfermedad, lo que complica el regreso al color Naranja.

Por ello, Cortés Alcalá negó que el nivel de riesgo disminuya para la próxima semana.

«¿Como está la Ciudad de México, el día 11 de enero cree que se logre el color Naranja?», le cuestionó un reportero.

«Yo creo que no, yo creo que continuará en Rojo. Lo que estamos observando con una ocupación hospitalaria de más del 80 por ciento difícilmente pudiera reducir lo suficiente los indicadores del Semáforo como para bajar a 31 puntos, que es límite que se tiene para estar en Naranja», respondió el funcionario en conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

La capital del país tiene el nivel de ocupación hospitalaria más alta del país, le sigue el Estado de México, con 82 por ciento; y Nuevo León, con 80 por ciento.

La Ciudad de México está en Semáforo Rojo desde el 19 de diciembre, medida que inicialmente abarcará hasta el 11 de enero, esto como una medida extraordinaria para reducir los contagios de COVID-19.

Incluso, Claudia Sheinbaum adelantó desde el 6 de enero que difícilmente la ciudad regresará al color naranja por la saturación de hospitales.

«Vamos a decirlo ya el viernes, no nos vamos a adelantar, pero ustedes están viendo todos los días la evolución de la pandemia en la ciudad y nivel de saturación que no es total. Todavía hay camas en los hospitales gracias al incremento de capacidad hospitalaria de todas las instituciones y al apoyo de muchos médicos que han venido a la Ciudad de México durante esta emergencia, pero pues sí está la ciudad en una situación difícil respecto a la pandemia», mencionó la mandataria durante su conferencia de prensa.

La capital del país suma 348 mil 421 contagios acumulados, 26 mil 094 casos están activos; además, la Secretaría de Salud local contabiliza 22 mil 623 defunciones.